Por qué los médicos expertos estaban consternados con el reemplazo hormonal y las teorías controversiales de Suzanne Somers sobre el envejecimiento

 

Newsweek - Why medical experts were shocked by Oprah Winfrey's take on hormone replacement and Suzanne Somers's controversial theories on aging

Por Pat Wingert y Barbara Kantrowitz

Febrero 9, 2009 | newsweek.com

Exclusiva para el Newsweek Web


Uh, O!
Por qué los médicos estaban consternados con el reemplazo hormonal y las teorías controversiales de Suzanne Somers sobre el envejecimiento.

Cuando la Dra. Lauren Streicher, profesora asistente del área de Gineco-Obstetricia en el Northwestern University's Medical School en Chicago, recibió una llamada del"The Oprah Winfrey Show" invitándola a ser parte de la discusión sobre las hormonas de la menopausia con la actriz Suzanne Somers, se imaginó que más le valía leer los best-sellers de Somers acerca del tema. Streicher comenzó por subrayar todas las oraciones que pensaba eran inapropiadas. "Pero muy pronto, me detuve," dijo Streicher, "debido a que estaba subrayando casi todo." La transmisión del programa, que salió al aire el día 29 de enero, probó ser realmente desconcertante. Somers, experta en medicina antienvejecimiento y hormonas cuyos libros controversiales prometieron a las mujeres en la madurez que se sentirían jóvenes y sensuales si se sometían a una terapia hormonal (HT) en dosis más altas y por periodos de tiempo más largos que la mayoría de los expertos recomiendan, fue literalmente el centro de la discusión. Somers estaba sentada a un lado de Winfrey, la autoproclamada convertida a las llamadas hormonas bioidénticas de 62 años. (Bioidéntico generalmente se refiere a los productos que son químicamente idénticos a las hormonas producidas en el cuerpo de una mujer.) Mientras que Winfrey, de 55 años, recomendaba a "todas las mujeres" leer el libro de Somers, los invitados con títulos médicos fueron relegados a sus asientos entre la audiencia, donde tuvieron que sentarse en silencio al menos que fueran llamados al escenario. El programa estuvo intercalado con segmentos grabados en los que Somers se untaba crema hormonal en sus brazos mostrando 40 suplementos dietéticos que toma con su smoothie matutino. Todo el montaje parecía dar a los medicamentos que utiliza Somers la aprobación que Winfrey pone en todo lo que promueve y lo vuelve en un éxito seguro.

El espectáculo resultante desilusionó a muchos médicos que pensaron que Winfrey tenía más altos estándares para la calidad de la información médica que promueve, o al menos, un compromiso con el equilibrio. Algunos dijeron que estaban particularmente enojados debido a que los médicos se quejaron del equipo de producción de Winfrey en cuanto a lo que ellos interpretaron como una campaña de mala información diseminada durante el programa que ella realizó acerca de la terapia hormonal dos semanas antes en la que fue presentada Robin, la esposa de Phil McGraw.

Algunos expertos están aún más desilusionados: "Encontré un programa bastante impactante, y lleno de alegatos audaces sin evidencia comprobada," dice el Dr. Wulf Utian, un ginecólogo y consultor en Cleveland Clinic y fundador de la North American Menopause Society, quien ha trabajado como consultor para la industria farmacéutica. "Oprah es la mujer de mayor influencia en el planeta, y no creo que ella comprenda el daño que ha hecho a la salud de las mujeres. Me fui sintiendo que Oprah realmente no entendió el asunto. Personalmente, sentí que estaba 100 años atrás en información."

Somers culpa a la lluvia de críticas que recibió de médicos debido a que algunos médicos expertos, como Utian, tienen conexiones con la industria farmacéutica. Mientras muchas hormonas bioidénticas son producidas por las compañías farmacéuticas (que se ha convertido en un negocio muy rentable para las farmacias y para aquellos que prescriben las hormonas) y la regulación de la FDA, aquellas que Somers promueve son hechas por farmacias de compuestos en las que no se requiere una prueba de calidad y seguridad. Muchos otros médicos, como dice Somers, simplemente no entendieron el significado de las hormonas bioidénticas como ella lo entiende, debido a que "no aprenden sobre ellas en la escuela de medicina" o no van a las conferencias sobre medicina alternativa a las que ella asiste.

Sin embargo no son únicamente los médicos los que tienen problema con sus recomendaciones como la de seguir un régimen de reemplazo hormonal de dosis altas a largo plazo; la cantidad de investigación científica en el tema sugiere que el uso prolongado de estas hormonas está asociado con un serio riesgo a la salud y problemas en la salud como el cáncer y las cardiopatías. Somers reconoce que no es un científico pero es una "persona común apasionadamente interesada en conservar la calidad de vida y apela a la falta de conocimiento sobre el tema." Particularmente le irrita la crítica de los médicos del sexo masculino, diciendo que nunca han experimentado la menopausia. Sin embargo, si bien Somers recuerda a las personas que no es más que una persona común, no fue presentada de esa forma en el programa de Winfrey. Y ese es el problema, dicen los expertos. "Mi preocupación es que alguien como Somers, con una experiencia médica únicamente personal, se atreva a dar consejos médicos a otras personas," explica el Dr. Isaac Schiff, profesor en obstetricia y ginecología en Harvard Medical School.

"Cuando la gente ve esto en la televisión, tal vez se sentirán alentados a utilizar las hormonas, sin entender completamente los beneficios y los riesgos. Ellos debieron presentar a un médico, cuya capacitación y experiencia, pudiera compartir en el escenario al mismo nivel y presentar otro punto de vista."

Cuando Newsweek contactó a Winfrey para emitir comentarios sobre la crítica por parte de los médicos expertos, su producción, Harpo, emitió un comunicado: "A través de los dos recientes episodios del "Oprah Winfrey Show" comenzamos nuestra conversación nacional acerca de la terapia hormonal (HT) con la esperanza de que las mujeres tomen responsabilidad por su salud y se eduquen en los temas que están disponibles. Nosotros informamos a nuestra audiencia acerca de las diferencias entre las hormonas sintéticas y las bioidénticas y el riesgo/controversia que rodea la terapia hormonal. Expertos con diferentes puntos de vista de la comunidad médica nos han ayudado a explicar este tema confuso para nuestros televidentes. Como fue claramente establecido en ambos programas, sin recomendar ningún régimen en particular, cualquier decisión para proceder con la terapia hormonal debe hacerse bajo prescripción médica en base a la historia y salud del individuo."

Ese es un consejo muy pertinente, sin embargo al poner a Somers y sus ideas controversiales en el centro del escenario, los médicos temieron que no fuera ese el mensaje que los televidentes se llevaran a sus hogares, ¿En qué forma defraudó Winfrey a su audiencia? Vamos a hacer un recuento:

1. Minimizando los riesgos de la terapia hormonal
Aun cuando Winfrey leyó la advertencia de la FDA sobre las controversiales hormonas bioidénticas sin regulación. Somers las promovió, los médicos tuvieron muy poco tiempo al aire para detallar los riesgos. Aun cuando todos concordaron en que la terapia hormonas es el medio más efectivo para aliviar los síntomas de la menopausia como los bochornos y la sudoración nocturna, investigaciones sólidas indican que el uso prolongado de hormonas puede aumentar el riesgo en una mujer de padecer cáncer de mama, cáncer endometrial, derrame cerebral, cardiopatías y coágulos. No existe investigación alguna que indique que los índices del cáncer de mama hayan disminuido desde que la terapia hormonal se ha vuelto menos popular en años recientes. Generalmente, las organizaciones médicas más importantes, como el National Institutes of Health, the FDA, the American College of Obstetricians and Gynecologists, the Endocrine Society and the North American Menopause Society ahora recomiendan tomar las dosis efectivas más bajas por no más de unos pocos años.

2. Big C Omissions
Los expertos en menopausia, incluyendo los endocrinólogos certificados, han criticado públicamente las teorías hormonales de Somers, acusándolas de inocentes, sin fundamento y potencialmente peligrosas. Winfrey, quien es conocida por preguntar cosas difíciles, nunca le preguntó a Somers acerca de su insistencia pública y controversial acerca de que el cáncer de mama no se alimenta de estrógeno, como la mayoría de los investigadores de cáncer creen. (Somers tiende a enfocarse solamente en estudios menores que concuerdan con ella, en lugar de las conclusiones a las que han llegado un número importante de estudios de la más alta calidad.). Winfrey tampoco le preguntó a Somers acerca de su propia historia con el cáncer de mama, Somers fue diagnosticada con esta enfermedad después de que inició el tratamiento de suplementos de estrógeno, o los más recientes cambios precancerosos en el útero de Somers que la llevaron a una histerectomía. (La privacidad no era el asunto; Somers ha escrito extensivamente sobre ambos incidentes en sus libros.) Winfrey tampoco preguntó a Somers acerca de su decisión de continuar con suplementos hormonales a niveles que tenía en sus treinta y tantos años y comenzó a tener periodos de nuevo, debido a que eran como los niveles de una mujer más joven quien tiene menos riesgo de padecer cáncer. La lógica al revés puso a Somers en una posición de poca credibilidad con cada oncólogo del país.

Mientras tanto, su decisión de tomar progesterona a pesar de que su histerectomía desconcierta a los médicos convencionales. "No existe razón médica para utilizar progesterona después de una histerectomía", dice la Dra. Nanette Santero, una endocrinóloga certificada en reproducción y profesora del Albert Einstein College of Medicine, que añadió que los suplementos prolongados con estrógeno y progesterona pueden incrementar el riesgo de padecer cáncer de mama.

3. Una fuente de juventud falsa
La idea de Somers de que la mayoría de las mujeres en la mitad de su vida necesita reemplazar sus hormonas para mantenerse atractivas, alertas y saludables es un concepto pasado, abandonado por la mayoría de los expertos. Los investigadores dicen que la menopausia ya no es vista como una "enfermedad de deficiencia hormonal" que debe ser curada o tratada con hormonas o por otras cosas, sino una transición natural. Aun así, parte de la atracción de las hormonas ha sido siempre tratar de verse y sentirse más joven, no acerca de la ciencia. Los libros sobre hormonas de Somers, por ejemplo, todos presentan portadas glamorosas donde se ve décadas más joven. Sin embargo, si una mujer en sus sesenta años toma suficientes hormonas para empezar a tener su periodo de nuevo, no quiere decir que pueda detener el tiempo. Esa es una cosa que el programa de Winfrey aclaró. Cuando las cámaras enfocaron a Somers, simplemente se veía como una mujer de 62 años muy atractiva que se cuida a sí misma.

4. Filosofía de un tratamiento para todo mundo
Si bien Winfrey y Somers estuvieron muy ocupadas comparando notas acerca de sus síntomas ("Yo lo pasé hace dos años y no podía dormir," dice Winfrey), nunca se molestaron por mencionar que sus experiencias eran atípicas. Sin embargo, el hecho es que las mujeres en la menopausia pueden estar más molestas con sus síntomas que discapacitadas. Casi todo mundo tiene bochornos y muchas experimentan sudoración nocturna periódica, insomnio, cambios en el estado de ánimo y disminución de la libido. (No es de sorprenderse que estas cosas ocurran juntas.) Sin embargo algunas mujeres no experimentan nada, y la mayoría de las mujeres manejan esta transición sin necesitar o desear ayuda hormonal. Incluso aquellas mujeres que deciden tomar hormonas, las dejan de tomar a los dos años. Muy, pero muy pocas tomas grandes cantidades por más de diez años como lo ha hecho Somers.

"Esto, debido a que las mujeres que tienen problemas severos durante la menopausia son una minoría, y no significa que la comunidad médica deba minimizar su dolor y frustración. Merecen ser tomadas con la seriedad requerida y Winfrey y Somers están en lo correcto en recomendar que busquen médicos que trabajen con ellas para encontrar soluciones. Debieron haber sugerido que consultaran a un especialista como un endocrinólogo reproductivo certificado o un ginecólogo en una clínica de menopausia; esto puede hacer una gran diferencia."

5. Culpando a la Menopausia por Todo.
El programa promueve la idea de que la menopausia está detrás de la mayoría de los problemas típicos de la mediana edad. Si bien es verdad que los bochornos y la sudoración nocturna son casi siempre debido a la menopausia, existen muchas otras razones a parte de la menopausia que pueden hacer que una mujer en sus treinta, cuarentas y cincuentas pudieran experimentar la depresión, irritabilidad, insomnio, distracción y disminución de la libido. Pueden ser causados por una enfermedad física totalmente diferente o algún acontecimiento en tu vida (problemas maritales, presiones en el trabajo y el estrés de lidiar con padres mayores o adolescentes). Streicher dijo que ella estaba particularmente molesta con Somers, ya que se tomó la atribución de responder preguntas de la audiencia después del programa, aconsejando específicamente a las mujeres a utilizar las hormonas bioidénticas. Streicher dijo que Somers incluso se atrevió a decirle a una mujer que ignorara el diagnóstico de su médico y tratara las hormonas en su lugar. Hablando para Newsweek, Somers insiste que Streicher no la entendió: "Únicamente dije, me suena a que son las hormonas. Ese no es un consejo."

6. Falta de Claridad
Si Winfrey esperaba que los programas de televisión ayudarían a resolver la confusión sobre los diferentes tipos de hormonas que existen para la mujer, falló. Somers y Winfrey, ambas, dicen que toman hormonas bioidénticas. Sin embargo trataron muy superficialmente el hecho de que "bioidéntico" es simplemente un término de mercadotecnia, no un término científico. Es utilizado para vender drogas derivadas de las plantas que son aprobadas por la FDA al igual que medicamentos sin regulación alguna preparados en farmacias de compuestos. Como todas los suplementos hormonales, ambos tipos son sintéticos, incluso si el nombre implica que son más naturales (No es de sorprenderse que muchas mujeres prefieran la idea de tomas estas a otras variedades más antiguas derivadas de la orina de las yeguas.)

Lo que particularmente ha enojado a los médicos acerca de la transmisión fue que Winfrey tomó la decisión de no aclarar si ella ha elegido una de la docena de hormonas que han sido aprobadas por la FDA, las cuales en su mayoría son de dosis bajas y se cubren por medio del seguro, o el régimen medicamentoso no regulado y controvertido que tanto defiende Somers. Los medicamentos no regulados son más caros debido a que no están cubiertos por el seguro y tampoco las pruebas de sangre y las consultas que los médicos tanto insisten que son necesarios para ajustar la dosis. Somers dice que las pruebas completas en sangre permiten a los médicos ajustar la dosis a las necesidades de las mujeres, pero la mayoría de los médicos convencionales lo ven como un engaño para obtener más ganancias. Debido a las lagunas gubernamentales, las hormonas bioidénticas sin regulación pueden ser legalmente prescritas sin etiquetas que especifiquen los riesgos conocidos, y algunos defienden estos medicamentos asegurando que estas drogas son más naturales o más seguras. Recientemente, la FDA está tomando medidas más drásticas ante estos reclamos. Si desea conocer más acerca de un punto de vista más equilibrado y exacto sobre la terapia hormonal, revise la edición de febrero de… O, The Oprah Magazine. Los riesgos y los beneficios son claramente expuestos. Lo que nos lleva a preguntarnos: ¿Oprah leerá su propia revista?

Pat Wingert y Barbara Kantrowitz son autoras de, "¿Está caliente aquí o soy yo?/ Is It Hot in Here? Or Is It Me? The Complete Guide to Menopause/ La guía completa para la menopausia" (Workman Publishing)

Contact Physician