Medicina Antienvejecimiento: Por Siempre Joven

Medicina Antienvejecimiento: Por Siempre Joven

Por Amy Keller - 12/1/2009

Mientras dormimos, la glándula pituitaria que se encuentra cerca de la base del cerebro segrega una proteína que consiste de 191 aminoácidos que fluyen en el torrente sanguíneo. Aunque la sustancia, la Hormona del Crecimiento Humano (HGH), permanece en el torrente sanguíneo por tan solo unos cuantos minutos, su impacto en el cuerpo es dramático. Cuando la Hormona de Crecimiento Humano se une a los receptores de las células grasas a las que va dirigida, estimula la descomposición de los triglicéridos y suprime la capacidad de las células para almacenar la grasa. Al mismo tiempo la HGH estimula al hígado para producir una hormona anabólica potente llamada IGF-1, una molécula mensajera que estimula el crecimiento de los huesos, el cartílago y los músculos.

Mientras los niveles máximos de la HGH se alcanzan durante la fase de crecimiento rápido de la adolescencia estos van disminuyendo a medida que envejecemos, en un rango de 14% al 20% por década. Para el momento que alcanzamos los sesenta, nuestro nivel de HGH puede ser un 15% al 20% por debajo de lo teníamos en nuestra juventud.

La mayoría de los médicos consideran que la disminución de los niveles de HGH y otras hormonas claves, como la testosterona, la DHE, la melatonina, la hormona tiroidea, la progesterona y el estrógeno es una parte normal del envejecimiento. Sin embargo ha surgido un nuevo grupo de médicos que dicen que no tiene por qué ser de esa forma. Los médicos especializados en medicina "antienvejecimiento" recomiendan el reemplazo hormonal, vitaminas administradas por vía intravenosa y un gran número de otras terapias junto con los cambios dietéticos y el manejo del peso como una forma de posponer los efectos del envejecimiento.

"Somos un tipo de medicina antienvejecimiento de ‘cirugía plástica interior’ debido a que funciona del interior al exterior. De forma que si una persona está considerando la liposucción, digo, ‘Por favor permítame ayudarle a optimizar sus hormonas. Quizás si tiene más de 40, incluso considere la hormona de crecimiento, y veamos como se siente en tres meses," dice el Dr. Donald Fisher, un médico de medicina de emergencia quien ahora dirige un consultorio de medicina antienvejecimiento al Sur de la Florida, el epicentro del movimiento médico antienvejecimiento.

A nivel nacional, el mercado de la medicina antienvejecimiento alcanza un estimado de más de 60 mil millones de dólares, siendo la Florida el estado número uno. De acuerdo a la Academia Norteamericana de Medicina Antienvejecimiento en Boca Raton, 9,852 de los 58,896 médicos, el 17%, han incorporado algunos de los elementos de la medicina antienvejecimiento en sus prácticas. California, con 9113 médicos, es el segundo estado. "En cualquier lugar en que la vanidad es importante, verás mucho de esto," dice el Dr. Mark Rosenberg, quien abrió un consultorio antienvejecimiento en Delray Beach en el 2003.

Mientras el crecimiento del sector ha sido alimentado por los Baby Boomers hambrientos de volver a sentirse jóvenes, el campo es también muy atractivo para los médicos hartos con las pesadas cargas de casos y el fastidio de lidiar con las compañías aseguradoras. Esto debido a que las aseguradoras no cubren muchos de los tratamientos antienvejecimiento, los médicos antienvejecimiento generalmente trabajan en base a un pago por servicio. Esto los beneficia de distintas formas: Los tratamientos son lucrativos, los pacientes pagan en efectivo, y ya que los médicos no necesitan de personal administrativo para procesar los reclamaciones de los seguros, pueden disminuir los gastos de sus consultorios.

Las tarifas por mala práctica son también considerablemente bajas. La Dra. Jennifer Landa, una Ginecóloga/Obstetra quien abrió un consultorio dedicado a la medicina antienvejecimiento en Maitland hace tres años, dice que su prima por mala práctica subió a 100,000 dólares por año cuando estaba recibiendo bebés. Como especialista en medicina antienvejecimiento, paga menos de 10,000 dólares por año. Libre de las limitaciones de las tarifas de reembolso de las aseguradoras que estipulan un volumen alto de pacientes a consultar, Landa puede dedicar considerablemente más tiempo a sus pacientes, quienes la mayoría buscan el alivio de los síntomas de la menopausia y la andropausia, o la menopausia masculina. Mientras un médico tradicional pasa cerca de ocho minutos con un paciente, una visita inicial con la Dra. Landa dura una hora, y las visitas de seguimiento generalmente duran 30 minutos.

Los tratamientos antienvejecimiento por lo general incluyen alguna combinación de programas de acondicionamiento físico y nutrición específica para cada paciente junto con la terapia de reemplazo hormonal utilizando las hormonas "bioidénticas", provenientes del aceite de algunas plantas y se modifica para convertirse en hormonas idénticas a las humanas tales como el estrógeno y la progesterona. Los médicos especializados en medicina antienvejecimiento piensan que la terapia de reemplazo de hormonas bioidénticas es más segura que los estrógenos y las progesteronas sintéticas que han demostrado incrementar el riesgo en la mujer de sufrir una cardiopatía, derrame cerebral, coágulos en el cerebro y cáncer.

Landa cobra a sus pacientes del sexo femenino, $500 dólares por el trabajo inicial de laboratorio que incluyen pruebas en saliva y sangre. Los hombres pagan $600. Una vez que los resultados llegan, la consulta inicial cuesta $495 dólares. Los medicamentos hormonales como el estrógeno, la progesterona y la testosterona tienen un costo aproximado de $35 dólares o más al mes por hormona. Las pruebas de laboratorio de seguimiento cuestan aproximadamente $250, y las visitas de seguimiento cuestan $275. Hay que añadir varios "nutracéuticos" recomendados por el médico, y un paciente promedio tomando dos suplementos hormonales puede gastar hasta 3,000 por año.

Con celebridades como Suzanne Somers cantando alabanzas sobre la Terapia de Reemplazo de Hormonas Bioidénticas, Landa y otros médicos especializados en medicina antienvejecimiento dicen que no han tenido escasez de pacientes dispuestos a pagar grandes cantidades de dinero para sentirse como cuando tenían 20 o 30 años.

Linda Gloria, consultora de 56 años en Coral Springs, dice que comenzó a ver a Fisher cinco años atrás cuando entró en la perimenopausia, el periodo cuando el cuerpo de una mujer comienza la transición a la menopausia. "Después del nacimiento de mi último año a la edad de 43, no me sentía muy bien con mis hormonas. Fui con mi ginecólogo regular quien me dijo que después de tener tres niños, era normal, pero una semana específica del mes deseaba matar a todo mundo."

Fisher diagnosticó a Gloria con varias deficiencias hormonales y la puso en un régimen de progesterona, estrógeno y testosterona. También le ayudó a afinar su dieta y la rutina de ejercicio. Gloria dice que el régimen ha hecho una gran diferencia en ella. Dormir es algo fácil ahora, comenta, y se siente calmada y dispuesta a tolerar el estrés cotidiano mejor que antes. Más aún, los bochornos han desaparecido y otros síntomas incómodos asociados con la menopausia. Gloria está tan feliz con los resultados que ha recomendado a sus amigas que tienen 40 y 50 años evaluar sus niveles hormonales. "Solo porque tienes 50, no significa que debemos convertirnos en unas viejitas."

Algunos testimonios sobre la medicina antienvejecimiento provienen de los mismos doctores. Cada cinco meses, el Dr. Ferdinand Cabrera, médico internista de 40 años que dirige el Genesis Health institute, un consultorio de medicina antienvejecimiento fuera de Fort Lauderdale, se implanta pellets de testosterona de lenta liberación debajo de su piel. De la misma forma, toma un suplemento que mejora su producción de la Hormona del Crecimiento Humano, y toma 20 miligramos de melatonina cada noche para mejorar el sueño. Una prueba de sensibilidad alimentaria reveló que su cuerpo estaba reaccionando a 34 alimentos, incluyendo a las almendras, la sandía, el melón, la berenjena, el arroz y el trigo. Eliminó los agentes ofensivos de su dieta. Como muchos doctores especializados en medicina holística y antienvejecimiento, Cabrera piensa que la inflamación de bajo nivel a nivel celular ocasionada por los alimentos que comemos contribuye a muchas enfermedades crónicas que van desde la artritis a la diabetes tipo 2 y muchas enfermedades autoinmunes.

Claro, Cabrera no puede comprobar que en realidad detuvo o retrocedió el proceso de envejecimiento de su cuerpo, pero dice que se siente "maravilloso" desde que hizo todos los cambios. Su piel parece tener más elasticidad, los procesos de pensamiento son más claros, duerme mejor y perdió 20 libras, dice.

Sin embargo, no toda la comunidad médica cree en los consultorios dedicados a la medicina antienvejecimiento. Opiniones sobre el nuevo campo van del escepticismo a las advertencias acerca de que los doctores dedicados a esta especialidad están siendo una amenaza para la salud pública al recetar con indiferencia sustancias como la hormona del crecimiento humano. El Dr. Thomas Perls, médico a cargo de la sección geriátrica en el Boston Medical Center quien ha publicado un número de artículos revisados sobre la medicina antienvejecimiento y el envejecimiento, comenta que los efectos colaterales del la hormona del crecimiento humano pueden ir de la inflamación del tejido y dolor de las articulaciones hasta el aumento del corazón e incremento de la presión del cerebro. Algunos estudios también han indicado que la hormona de crecimiento aumenta la posibilidad de que el cáncer se distribuya en el cuerpo, dice.

"Tenemos una industria antienvejecimiento y otras áreas del mercado que hacen un increíble trabajo de publicidad al proporcionar un falso sentido de seguridad y un increíble falso sentido de que existen tremendos beneficios de estos medicamentos, y fuera de eso existe una gran cantidad de dinero," dice Perls en testimonio ante el Congreso el año pasado. El Nacional Institutes of Health ofrece un punto de vista menos alarmante de la tendencia. El Nacional Institute on Aging, una división del NIH, alienta a los consumidores a tener dudas de los alegatos de que la hormona u otros suplementos pueden resolver los problemas relacionados con la edad." En su lugar los consumidores deben enfocarse en "lo que se sabe que ayuda a promover un envejecimiento saludable: comer de forma saludable y la actividad física." Más aún, la NIA aconseja que no se ingiera ningún suplemento promovido como remedio antienvejecimiento, alegando que "no existen pruebas sobre la efectividad y los riesgos para la salud a corto y largo plazo son desconocidos."

S. Jay Olshansky, profesor de la Escuela de Salud Pública de la University of Illinois en Chicago e investigador en el Centro de Envejecimiento del University of Chicago, señala que la medicina antienvejecimiento no es reconocida por la Asociación Norteamericana de Medicina como una especialidad. Eso es importante, dice, porque de hecho, "No existe tal cosa como la medicina antienvejecimiento. Si existiera una medicina antienvejecimiento que demostrara que funciona, todo el mundo estaría en ella."

Olshansky reconoce que algunas de las actividades promovidas por los doctores especialistas en medicina antienvejecimiento, comer menos, comer sano y hacer ejercicio, son buenas para todo el mundo. "Y es algo bueno," dice. Pero, pregunta, "¿Están en realidad retrocediendo el envejecimiento? No. ¿Existe alguna influencia en el envejecimiento? No existe evidencia de esto."

La Academia Norteamericana de Medicina Antienvejecimiento (A4M) y sus co-fundadores, Robert Goldman y Ronald Klatz, mientras tanto, se sienten atacados por la crítica. En el 2005, A4M impusieron una demanda legal de 240 millones en contra de Perls y Olshansky, alegando que los dos profesores han conspirado para afectar la credibilidad del grupo y han afectado los prospectos de negocio de este grupo. Olshansky contrademandó, y ambos lados más tarde retiraron las demandas y alcanzaron un acuerdo confidencial. En agosto, A4M demandó a Wikimedia Foundation y a 10 colaboradores anónimos de Wikimedia, alegando que una página de Wikimedia de A4M contenía información falsa y difamatoria acerca del grupo y sus fundadores.

Mientras tanto, el Internet, está inundado de reclamaciones y promesas por parte de las clínicas antienvejecimiento. "Retrocede las Manos del Tiempo", el Naples Longevity Clinic proclama en su sitio Web. "Rejuvenece tu vida… sé más joven que antes a través de la medicina antienvejecimiento… disminuya el proceso de envejecimiento."

Cuando se habló con él por teléfono, el Dr. Lee Raymond Light, quien dirige la Naples Longevity Clinic, tiene una descripción más modesta de los servicios que ofrece. "No estoy diciendo que es la fuente de la juventud. Lo que digo es que vamos a tratar de ayudarle a disminuir el proceso natural de envejecimiento hasta donde Dios y la naturaleza puedan. "Hoy en día el promedio de vida es de 120 a 124 años," dice. "No estamos diciendo que lo vamos a llevar hasta allí, pero lo vamos a acercar a eso, con menos problemas, menos problemas de articulaciones y sin disminución de la libido."

El Gabinete de la Medicina Antienvejecimiento

Terapia de Reemplazo de Hormonas Bioidénticas (BHRT) — Las hormonas bioidénticas son hormonas derivadas de las plantas que con frecuencia se recetan para tratar los síntomas de la menopausia y la andropausia, la disminución de la testosterona en el hombre. Las fórmulas magistrales son derivadas del ñame o la soya que posteriormente son alterados para ser idénticos en su estructura molecular a los producidos por el cuerpo. Muchos defensores de esta terapia alegan que es la alternativa más natural y más segura a la terapia de reemplazo hormonal convencional. La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA), sin embargo, dice que no existe evidencia que indique que las hormonas bioidénticas sean más seguras o más efectivas que las terapias hormonales tradicionales aprobadas por la FDA para tratar la menopausia.

Dehidroepiandroesterona (DHEA) — Esta hormona es segregada por las glándulas adrenales y sirve como un precursor de las hormonas sexuales como el estrógeno y la testosterona. El nivel más alto de esta hormona se alcanza a los 25 y gradualmente disminuye con la edad. Para la edad de 70, los niveles de DHEA solo son el 20% o 10% de lo que eran en la segunda década de nuestra vida. Los promotores alegan que al restaurar los niveles de DHEA con suplementos podemos alcanzar la masa muscular, el crecimiento óseo y la eliminación de grasa así como mejorar nuestra memoria y estimular el sistema inmunológico. Un estudio hecho en el Mayo Clinic en el 2008, concluyó que no existe prueba de que la DHEA tiene beneficios antienvejecimiento.

Antioxidantes — Muchos científicos sospechan que los radicales libres (las cadenas de partículas de oxígeno producidas durante los procesos metabólicos normales y por actividades como fumar) son el principal causante del envejecimiento. Los antioxidantes comunes recomendados para ayudar a eliminar estos radicales libres incluyen la vitamina A,C y la E y la co-enzima Q10. Los polifenoles encontrados en el vino tinto, en frutas como las uvas, las granadas y las bayas, el te y el café, son también carroñeros de los radicales libres.

Aceite de Pescado— El aceite de pescado Omega-3 es un desinflamatorio natural. La evidencia de los estudios sugiere que reduce los triglicéridos y reduce el riesgo de muerte, ataque al corazón, el ritmo cardiaco anormal y los derrames cerebrales en personas que se sabe que tienen enfermedades cardiovasculares. También disminuye la presión sanguínea.

Melatonina — Esta hormona es producida por la glándula pineal, que está localizada abajo del cerebro, cada noche en respuesta a la oscuridad para ayudarle a dormir. Esta ligada con la regulación del ritmo hormonal circadiano, pero los niveles pueden disminuir a medida que envejecemos. Los suplementos de melatonina son a menudo recetados para ayudar a los pacientes a dormir mejor.

Empresas relacionados con la Medicina Antienvejecimiento

El Sur de la Florida es el epicentro del movimiento antienvejecimiento.

BodyLogicMD, Boca Raton — A finales de sus treinta años, Patrick Savage, ahora de 47, pesaba 300 libras, tenía el nivel de colesterol por encima de los 300 y se sentía fatal. Buscó la ayuda de su hermano, un doctor de emergencia que había comenzado a interesarse en la medicina antienvejecimiento. Su hermano lo puso en la terapia hormonal, suplementos nutricionales y le recetó una nueva dieta y un programa de ejercicio adecuado. En un año, Patrick eliminó 100 libras y se sentía mejor que en toda su vida adulta. En el 2004, Savage y su hermano comenzaron la construcción de un modelo de negocio que permitiera a otros doctores construir consultorios dedicados a la medicina antienvejecimiento. Funcionando como una franquicia, BodyLogicMD proporciona un modelo de vuelta de llave para abrir un consultorio de medicina antienvejecimiento. Por un costo de entre 20,000 a 50,000 dólares, la compañía ayuda a los doctores a encontrar un lugar adecuado y proporciona experiencia en publicidad, mercadotecnia y ventas. El centro de servicio al cliente de BodyLogicMD en Boca Raton, maneja los calendarios de los doctores y maneja las visitas de seguimiento y coordina los resultados de laboratorio de los pacientes. BodyLogicMD tiene 36 doctores en 29 consultorios en 17 estados, incluyendo ocho en la Florida.

AssureImmune, Boca Raton — La compañía de dos años se encuentra al frente de un componente cada vez más popular de la medicina del manejo de la edad, la recolección de las células madre en adultos y su almacenamiento. Connie Araps, Vice Presidenta de operaciones y estratega de negocios, dice que los adultos almacenan sus propias células madre por las mismas razones que almacenan el cordón umbilical de sus hijos, para garantizar que tendrán acceso a sus propias células madre en caso de que desarrollen alguna enfermedad más adelante. AssureImmune, que también recolecta células madre de los recién nacidos y niños más grandes, cobra $2495 por recolectar, evaluar, procesar y congelar las células madre adultas por un año. El mantenimiento del almacenamiento de las células madre tiene un costo de $219 a $349 por año.

Age Diagnostic Laboratories, Boca Raton — La compañía utiliza las muestras de orina y saliva para analizar la actividad hormonal en el cuerpo, un método que la compañía alega es más económico que las pruebas de sangre y a su vez es mejor recibido por los pacientes. La compañía dice que también hacen pruebas sobre los contaminantes medioambientales, la osteoporosis y la permeabilidad del intestino (síndrome del intestino perforado) en esta forma, también mide los niveles de la hormona de crecimiento, la melatonina, los diferentes electrolitos y los aminoácidos.

Cell Science Systems, Deerfield Beach — Utilizando la prueba de sangre desarrollada a mitad de la década de los ochenta en la University of Miami, Cell Science puede evaluar las sensibilidades alimentarias que pueden ocasionar la inflamación leve que contribuye a muchas enfermedades degenerativas asociadas con el envejecimiento. Los rangos van desde los $495 por un perfil "completo de bienestar" que evalúa 100 alimentos, 10 aditivos para los alimentos y 10 colorantes hasta el $1,099 para el "perfil platinum" que evalúa 200 alimentos, 10 aditivos de los alimentos/10 colorantes en los alimentos, 10 antibióticos/10 agentes antinflamatorios, 20 agentes farmacoactivos, 10 químicos medioambientales y 20 hongos. Kevin Garrity, el gerente de operaciones anticipa que habrá 11 millones en ventas para el siguiente año.

Regenerative medicine studies, University of South Florida — Trabajando de cerca con el American Academy for Anti-Aging Medicine, el colegio de medicina de la University of South Florida presenta un currículo de graduación dirigido a los médicos de esta área. El programa de postgrado en ciencias médicas con el enfoque en la medicina nutricional y metabólica proporciona capacitación avanzada en endocrinología, enfermedades cardiovasculares, metabolismo intermediario, genética, inmunología, farmacología, nutrición, fisiología y envejecimiento biomédico. El Dr. Pam Smith, médico de urgencias que ahora ejerce la medicina antienvejecimiento, es el director del programa.

Contact Physician