Terapia de Reemplazo Hormonal Bioidéntica vs. Terapia de Reemplazo Hormonal Sintética

Terapia de Reemplazo Hormonal Bioidéntica vs. Terapia de Reemplazo Hormonal Sintética (Una revisión de la literatura)

Enseguida se presenta una reseña de la literatura médica que prueba la superioridad de las hormonas naturales en comparación con las contrapartes sintéticas. La conclusión es clara de que las hormonas bioidénticas son una alternativa segura al Premarin y al acetato de medroxiprogesterona (MPA), comercializada como Provera. Las hormonas bioidénticas naturales son muy diferentes de las versiones sintéticas, a menudo teniendo efectos físicos y celulares completamente opuestos. Por lo tanto, es muy importante que a la mujer se le informe que estas hormonas naturales no tienen los efectos colaterales negativos de las hormonas sintéticas y de ninguna forma son parte de las conclusiones hechas por el estudio de la Women’s Health Iniciative (WHI). Las hormonas naturales son un enfoque seguro y más cauteloso a la terapia de reemplazo hormonal que no conlleva los riesgos asociados con el Premarin y la Provera.

Nuestro Grupo y muchos otros médicos han descubierto que los pacientes se sienten mejor con las hormonas naturales, pero cuando están utilizando las hormonas sintéticas, no responden bien al tratamiento o tienen considerables efectos secundarios. Los estudios médicos confirman que las mujeres se sienten más satisfechas cuando cambian de MPA a la progesterona y tienen una mejor calidad de vida. Los estudios médicos demuestran también que la TRH con hormonas bio-idénticas son más seguras y muy superiores al Premarin y a la Provera con mejores resultados y menos riesgos y efectos secundarios. El estudio WHI demostró que cuando se le añadió MPA al Premarin, hubo un aumento sustancial en el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Este fue un resultado esperado con la MPA, que no sólo demuestra que no contiene efectos cardioprotectores junto a los estrógenos, sino que promueve efectivamente la enfermedad cardiovascular y aumenta el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. El estrógeno y la progesterona natural, por otra parte, tienen el efecto contrario. Mantienen y aumentan los efectos cardioprotectores de los estrógenos y disminuye el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.

Un número de estudios médicos han demostrado que el espasmo arterial coronario, el riesgo de ataque cardiaco y el derrame cerebral podrían ser significativamente reducidos con el estrógeno y la progesterona, pero al añadir MPA al estrógeno se tiene el efecto opuesto y los resultados en la vasoconstricción, puede incrementar el riesgo de ataque cardiaco y derrame cerebral en mujeres menopáusicas. En un estudio con 18 monos cuyos ovarios fueron removidos para simular la menopausia, se les suministro estradiol además de Provera o progesterona natural. Después de cuatro semanas, los investigadores inyectaron una sustancia que ocasionara que las arterias coronarias se estrecharan, cortando el flujo de sangre al músculo del corazón. Los investigadores informaron que los animales que recibieron Provera podrían haber muerto en minutos si no hubieran recibido el tratamiento medicamentoso protector. Aquellos que se les dio progesterona natural no requirieron este tratamiento. Los investigadores resumen "Hemos concluido que la medroxiprogesterona (Provera), en contraste con la progesterona, incrementa el riesgo de vasoespasmo coronario." Este espasmo coronario fue inducido por el acetato de MPA, pero no por la progesterona, los resultados fueron un incremento en el riesgo de ataque cardiaco y derrame cerebral con la utilización de MPA pero no con el uso de la progesterona."

Los investigadores compararon los efectos del estrógeno y la progesterona en contraste con el estrógeno y la medroxiprogesterona en la inducción de la isquemia miocárdica por medio del ejercicio (flujo bajo de sangre) en mujeres posmenopáusicas con enfermedad de la arteria coronaria. Este fue un estudio cruzado ciego. Las mujeres recibieron estradiol por cuatro semanas. Al azar recibieron ya fuera progesterona natural o Provera junto con el estradiol. Después de 10 días del tratamiento combinado, los pacientes se sometieron a una prueba de rutina. Los pacientes posteriormente fueron cruzados al tratamiento opuesto y repitieron la prueba de rutina. Se descubrió que el tiempo de ejercicio de la isquemia miocárdica se incrementó con la progesterona natural (disminución del riesgo de ataque al corazón) en contraste con la Provera. Los investigadores establecieron, "Estos resultados implican que la elección de la progestina en la mujer con mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares requiere de una consideración cuidadosa. Se espera que Provera incremente el riesgo de ataque cardiaco y derrame cerebral, lo que no sucede con la Progesterona." Esta dilatación coronaria, producida por la progesterona natural, pero no por la MPA, incrementa el flujo de sangre al corazón y disminuye el riesgo de ataque al corazón y derrame cerebral."

En una serie de estudios, Adams, estudió los efectos cardioprotectores del estrógeno y la progesterona en contraste con el uso del estrógeno y la MPA. La combinación del estrógeno y la progesterona resultaron en una reducción del 50% en la placa arteroesclerótica en las arterias coronarias. El efecto fue independiente de los cambios en las concentraciones de lípidos. Sin embargo, cuando la MPA fue combinada con el estrógeno, casi todo los efectos cardioprotectores (reducción de la placa arteroesclerótica) fue revertida y negada. También se demostró que la MPA incrementa los niveles de la insulina y la glucosa, incrementando el riesgo de las cardiopatías, el ataque cardiaco y el derrame cerebral. Un número de estudios adicionales también han demostrado que la progesterona por sí sola o en combinación con el estrógeno inhibe la formación de placa arteroesclerótica. Las progestinas sintéticas, por otro lado, tienen un efecto completamente opuesto. Promueven la formación de placa arteriosclerótica e inhiben cualquier acción inhibidora de placa del estrógeno. El efecto anti-arterogénico (inhibe la formación de la placa) de la progesterona es directamente opuesta a los efectos de las progestinas sintéticas, las cuales son pro-arterogénicas (promueven la formación de placa). Además, MPA es única en eso y ha demostrado el incremento de la cantidad de colágeno en las placas vasculares, que promueve la formación de trombo (coágulo). Esto incrementa el riesgo de ataque cardiaco, derrame cerebral y coágulos de sangre. De nuevo, existen significativas diferencias en la progesterona natural y las progestinas sintéticas, siendo la primera de gran ayuda en reducir el riesgo de las enfermedades cardiacas, los ataques cardiacos, los derrames cerebrales y las últimas incrementan el riesgo de enfermedades cardiacas, ataques cardiacos y derrames cerebrales.

Un artículo de Clarkson, publicado en el Journal of Reproductive Medicine titulado Progestógenos (término para todos los compuestos parecidos a la progesterona incluyendo la progesterona y las progestinas) y el Resumen Crítico de Enfermedades Cardiacas, se discuten los efectos negativos de la MPA en comparación con la progesterona. Los autores resumieron, "Es de particular interés el efecto atenuante que el acetato de medroxiprogesterona (MPA) tiene en los beneficios cardiovasculares del tratamiento con estrógeno en la postmenopausia. MPA reduce el efecto dilatatorio de los estrógenos en las arterias coronarias, incrementando la progresión de la arteriosclerosis arterial coronaria, acelerando la absorción de la lipoproteína de baja densidad en la placa, incrementando el potencial trombogénico de las placas arteroscleróticas y promueve la resistencia a la insulina y su consiguiente hiperglicemia. Estos efectos pueden estar limitados al MPA y no se comparten con los progestógenos." A mitad de la página señalan con negritas una declaración, "La información sugiere que haya cuidado con la utilización de la MPA…" y da una lista de los hallazgos que "Estos estudios, juntos, proporcionan la base para la advertencia, no acerca de todas los progestógenos, sino específicamente de la MPA."Otra vez, después de una revisión de la literatura, no es sorpresa que tal como lo advierte el estudio de la WHI, la MPA demuestra un incremento en el riesgo de eventos coronarios y cerebro-vasculares.

La combinación del Estrógeno y la Progesterona es superior a la combinación del Estrógeno y la Provera en sus efectos en el colesterol HDL. En un ensayo PEPI, 875 mujeres postmenopáusicas se les administró al azar un placebo, el premarin, el premarin y la provera o el premarin y la progesterona natural. Este estudio demuestre el efecto superior de la progesterona natural sobre la provera. El HDL (el colesterol bueno tuvo un incremento del 9% cuando se utilizó el estrógeno y la progesterona natural en comparación con el incremento del 3-4% del estrógeno y la provera. Los investigadores se sorprendieron con la superioridad de la progesterona natural sobre la Provera sintética. El Dr, Healy, investigador del ensayo PEPI, establece, "Creo que la mayor sorpresa fue ciertamente el efecto del HDL con la progesterona micronizada. Y estoy de acuerdo con el Dr. Barrett-Connor que cualquier estudio a partir de ahora, por parte del Nacional Heart, Lung Blood Instute respecto al estrógeno debe observar los regímenes que se ofrecen, sobre todo en las mujeres que tienen un riesgo de enfermedades cardiacas. La cardióloga Elizabeth Connor e investigadora del PEPI, estableció, "Si yo estuviera tratando a una mujer preocupada con la posibilidad de enfermedades cardiacas o por la dislipidemia y los niveles bajos de colesterol HDL, probablemente vería si desea tomar progesterona micronizada (natural). Me siento muy impresionada con el efecto positivo."

Muchos expertos están sorprendidos con los resultados del PEPI que demuestran que la MPA y no la progesterona, atenúan significativamente los efectos positivos del estrógeno en los lípidos. Los efectos opuestos que la MPA y la progesterona han tenido previamente en el factor de riesgo cardiovascular, de cualquier forma, han demostrado claramente, que la MPA y otras progestinas sintéticas evitan los efectos positivos del estrógeno en los lípidos mientras la progesterona mantiene o aumenta los efectos positivos del estrógeno en los lípidos. Por lo tanto, en base a sus efectos en los lípidos, se espera que la progesterona disminuya el riesgo de las cardiopatías o accidente cerebro vascular, mientras que las progestinas como la Provera incrementarán el riesgo de estas condiciones.

En base a los resultados de estudio PEPI y otros estudios, el Presidente del American Heart Association estableció que, solamente en base en la diferencia de los efectos de la HDL, una mujer que cambia su medicamento de MPA a la progesterona natural diminuirá significativamente los riesgos de la cardiopatía. Los efectos diferentes de las progestinas y la progesterona en los lípidos es otro factor de riesgo en el incremento de riesgos de cardiopatías, ataques al corazón y derrame cerebral cuando se utiliza la progesterona sintética en lugar de la progesterona natural.

La MPA y las progestinas sintéticas también demuestran un incremento significativo, incluso del doble de la cantidad de la resistencia a la insulina (diabetes tipo II) cuando se compara con el estrógeno solo o es estrógeno y la progesterona. Por lo tanto, las progestinas sintéticas se espera que promuevan las enfermedades vasculares y el incremento en el riesgo de ataques al corazón y derrames cerebrales mientras que la progesterona natural no tiene este efecto nocivo.

La progesterona fue comparada con la Provera debido a su capacidad para disminuir la formación de una proteína que inicia la formación de las placas aterogénicas (enfermedad arterial coronaria), adhesión celular vascular de la molécula 1. Se demostró que la progesterona claramente inhibe esta proteína, pero el acetato de medoxiprogesterona (MPA)(Provera) no lo hizo. El autor escribe, "Debido a la expresión de la VCAM-1 es uno de los primeros eventos que tiene lugar en el proceso arterogénico, esta adhesión de la molécula puede ser el objetivo de la progesterona en las paredes vasculares. Los efectos opuestos de la Progesterona y la MPA son clínicamente importantes, en tanto que la MPA es una progestina ampliamente utilizada en el régimen de la terapia de reemplazo hormonal." Este es otro proceso en el que MPA promueve las cardiopatías y el riesgo de ataque al corazón y accidente cerebral, mientras que la progesterona reduce estos problemas.

El Dr. Lignieres, del Necker Hospital Department of Endocrinology y Reproductive Medicine en París, Francia, revisó la literatura médica que compara la progesterona micronizada oral natural y las comúnmente utilizadas progestinas y publicó sus hallazgos en un diario de 1999, Clinical Therapeutics. Escribe,"… las progestinas sintéticas comúnmente utilizadas, la noretisterona y el acetato de medroxiprogesterona, ha sido asociado con efectos secundarios metabólicos y vasculares (por ejemplo, la supresión del efecto vasodilatador de los estrógenos) en estudios experimentales y controlados en humanos. Todos los estudios comparativos hasta la fecha concluyen los efectos secundarios de las progestinas sintéticas pueden reducirse o eliminarse a través del uso de la progesterona natural…"

Una revisión sobre la progesterona versus las progestinas sintéticas fue realizada por Fitzpatrick del departamento de medicina interna en el Mayo Clininc. En esta revisión, titulada Progesterona Micronizada: Indicaciones Clínicas y Comparativas con los Tratamiento Actuales fue publicada en Fertility and Sterility, el autor resume los hallazgos del estudio, " Un gran cuerpo de evidencia, incluyendo el estudio de intervenciones con progestina/estrógeno en la postmenopausia sugiere que el uso combinado del estrógeno y la progesterona micronizada es la mejor opción para una terapia de reemplazo hormonal… Sin embargo, la utilización de hormonas parecidas a la progesterona (progestinas) está asociada con un número potencial de reacciones adversas, incluyendo la hemorragia, amenorrea, y en dosis más altas, la somnolencia. Existe también evidencia de que las progestinas sintéticas tienen un efecto teratogénico cuando se administran durante los primeros cuatro meses del embarazo. El tratamiento con el estrógeno combinado y la progestina deshabilita la tolerancia a la glucosa en algunos pacientes. Las progestinas sintéticas también atenúan los efectos benéficos de los lípidos y los efectos cardioprotectores del estrógeno administrado en forma concomitante. Debido a las reacciones potencialmente adversas, se requiere de una observación cuidadosa si se utilizan las progestinas sintéticas durante el primer trimestre del embarazo en pacientes con diabetes, hiperlipidemia o hipertensión. Los beneficios teoréticos de la administración oral de la forma natural de las hormonas son obvios en comparación con las progestinas sintéticas. Además de una disminución potencial de los efectos adversos, existen claras ventajas en conveniencia, costo, conformidad y calidad de vida."

Premarin, siendo un estrógeno oral, incrementa los factores de coagulación y las proteínas inflamatorias, incrementando el riesgo de tromboembolismo, derrame cerebral y ataque cardiaco. Esto no ocurre con los estrógenos transdérmicos. De hecho, puede considerarse como mala práctica dar contraceptivos orales o terapia de reemplazo hormonal en forma oral a las fumadoras debido a que aumenta el riesgo de derrame cerebral, pero los no fumadores están en riesgo de sufrirlo también. Cuando el Premarin se toma con la Provera el riesgo de tromboembolismo, derrame cerebral y ataque cardiaco incrementa de una forma sinergística. Noventa por ciento de nuestros pacientes utilizan los estrógenos naturales transdérmicos por esta razón.

El Nurses Health Study siguió a 58,000 mujeres postmenopáusicas por 16 años (725,000 persona/año). El estudio concluyó que en comparación con las mujeres que nunca han tomado hormonas, la utilización del estrógeno sin oposición de los 50 a los 60 años incrementa el riesgo de cáncer de mama y a la edad de 70 años en un 23%. La suma de una progestina al reemplazo con estrógeno resulta en una triplicación del riesgo de cáncer de mama en un 67%. Un estudio grande comparó el riesgo de padecer cáncer de mama en 1997 en mujeres que utilizaban una combinación del estrógeno y la progestina versus los 1637 controles que nunca habían utilizado ninguna terapia de reemplazo hormonal. Se descubrió que la utilización de la progestina incrementa el riesgo del cáncer de mama en un 38%. Los autores concluyen, "Este estudio proporciona fuerte evidencia de que la suma de la progestina en la terapia de reemplazo hormonal aumenta de gran forma el riesgo a padecer cáncer de mama en comparación con la utilización del estrógeno únicamente." De nuevo, se ha documentado que la progesterona natural reduce el riesgo del cáncer de mama.

El Premarin está elaborado a partir de la orina de yeguas preñadas, por lo tanto su nombre proviene de Pre (embarazo)-mar (caballo).in (orina). Y consiste en una combinación de estrógenos conjugados equinos (caballos) que son más potentes y más carcinogénicos que otros estrógenos naturales tales como el estradiol y especialmente el estriol. 4 hidroxiequilenina, un componente del Premarin es especialmente potente, 100 veces la potencia del estrógeno natural y carcinogénico. Un autor resume, "Estos resultados sugieren que la 4 hidroxiequilenina tiene el potencial para ser un carcinógeno potente a través de la formación de una variedad de lesiones del ADN in vivo." Los estrógenos naturales no tienen tales metabolitos carcinogénicos. El estrógeno natural, el estriol, ha demostrado ocasionar menos proliferación de células en las mamas y parece ser una forma mucho más segura de estrógeno que incluso es estradiol y especialmente el Premarin. Se ha demostrado que el Estriol disminuye la incidencia e inhibe el cáncer de mama en las ratas, mientras que los niveles de estriol en la mujer están inversamente correlacionados con el riesgo del cáncer de mama, con niveles bajos asociados con el cáncer mientras los niveles altos son protectores. Un análisis de seis estudios epidemiológicos de los niveles de estrógeno en la mujer concluyó que existen niveles más altos de estriol en poblaciones con menor riesgo de padecer cáncer de mama.

El Dr. Follingstad publicó un artículo en el Journal del American Medical Association, titulado, "Estriol, ¿el estrógeno olvidado? El hace una revisión de un estudio en el que se administró estriol a mujeres en la postmenopausia con cáncer de mama. Treinta y siete por ciento de los pacientes demostraron remisión o detención de la enfermedad. Concluyó que el estriol debe administrarse a todas las mujeres que necesiten una terapia de reemplazo de estrógeno sin pasar por alto que existe un riesgo de padecer cáncer de mama. Se puede decir que todas las mujeres están en riesgo y el estriol debe ser parte de todos los regimenes de terapia de reemplazo hormonal. Escribe, " Suficiente evidencia supuesta y científica ha sido acumulada que podemos decir que la administración oral del estriol es más segura que la estrona o el estradiol… siendo el estrógeno el que ocasiona el menor riesgo."

En un estudio amplio que observó el efecto de los estrógenos en el cáncer de mama en ratas, demostró que el estriol tiene propiedades protectoras. Los autores sienten que "La acción protectora superior del estriol puede estar parcialmente relacionada a su gran solubilidad en el plasma y la disminución en la unión con el plasma-albúmina, comparada con la destrona (estrona) o 17B-oestradiol (estradiol)" El premarin por el contrario incrementa el riesgo de cáncer de mama.

Existe un considerable número de investigaciones respecto al metabolismo del estrógeno y su relación con el cáncer de mama. El estradiol puede ser metabolizado ya sea a un compuesto carcinogénico potente, 16 hidroxiestrona, o a un compuesto no carcinogénico, 2-hidroxiestrona. Las mujeres que metabolizan el estradiol al 16 hidroxiestrona tienen un incremento significativo en el riesgo de cáncer de mama y se han dado cuenta que estos metabolitos juegan un papel importante en la incidencia del cáncer de mama. En un estudio hehco por Kabat et al, titulado Metabolitos de Estrógeno Urinario y el Cáncer de Mama. En un estudio controlado, se descubrió que las mujeres en la postmenopausia con niveles altos de 16-hidroxiestrona en comparación con la 2-hidroxiestrona demostraron tener un factor de riesgo para el cáncer de mama que fue 32 mayor. A menudo revisamos estos niveles en la mujer y determinamos los porcentajes debido a que tienen un efecto profundo en el riesgo del cáncer de mama. De forma interesante, mujeres con historial familiar de cáncer de mama tendrán un aumento de 16 hidroxiestrona. Si existe un aumento en el nivel de la estrona carcinogénica, se hace una medición para revertir este patrón de metabolización y entonces los niveles se vuelven a revisar. El estriol, sin embargo, no se convierte al 2 hidroxiestrona carcinogénica, haciéndolo más seguro que el estrógeno.

El estriol también mejora la esclerosis múltiple mientras que otros estrógenos la empeoran; otra indicación de los efectos profundamente diferentes.

Un número de estudios han demostrado que las progestinas sintéticas, tales como la Provera, incrementan la proliferación de células de la mama, haciéndola pro-carcinogénica e incrementa el riesgo del cáncer de mama. Esta proliferación de células con la Provera ha sido particularmente nociva. Este incremento de la proliferación celular, como se espera, se traduce en un riesgo elevado de cáncer de mama con la utilización de medroxiprogesterona. La progesterona natural, en oposición a la medroxiprogesterona, tiene un efecto anti-proliferación en el tejido mamario. Este el efecto opuesto del Provera y resulta en un efecto anti-cancerígeno debido a la progesterona natural, de nuevo opuesto al Provera.

Un estudio controlado doble ciego observó los efectos del estrógeno y la progesterona en la mujer antes de la cirugía de mama. A Los pacientes se les administraba ya sea el placebo, el estrógeno o el estrógeno y la progesterona de 10-13 días antes de la cirugía de mama. El estradiol incrementa la proliferación celular en un 230% pero la progesterona disminuye la proliferación celular en un 400%. La progesterona se administró junto con el estradiol, inhibiendo y previniendo cualquier proliferación de la mama (prevención del cáncer). Las progestinas no tienen ningún efecto benéfico.

En un estudio doble ciego, Foidart et al también demostraron que la progesterona elimina la proliferación celular de la mama producida por el estrógeno, demostrando el efecto anti-proliferativo y anti-cancerígeno de la progesterona natural. Este efecto es opuesto a las progestinas sintéticas, las cuales incrementan la proliferación e incrementan el riesgo de cáncer de mama.

Un posible estudio epidemiológico conducido en el Johns Hopkins demostró la profundidad de la acción anti-cancerígena y el papel protector de la progesterona natural contra el cáncer de mama. En un estudio, 1083 mujeres que habían sido evaluadas y tratadas por infertilidad tuvieron un seguimiento de 13-33 años. Los resultados demostraron que el riesgo de cáncer de mama fue 5.4 veces en los sujetos que tenían niveles bajos de progesterona cuando se compararon con el nivel normal. Esto fue particularmente sorprendente debido a que el resultado fue tan significativo a pesar del hecho de que un grupo con niveles altos de progesterona de hecho tenían más factores de riesgo significativos para padecer cáncer de mama que el grupo con progesterona baja, indicando que el nivel de progesterona es un parámetro más importante. Además, las mujeres en el grupo con progesterona baja experimentaron 10 veces más muerte por neoplasma (cáncer) cuando se comparó con aquel grupo cuyo nivel de progesterona era normal.

En otro estudio, el efecto protector de la progesterona o tamoxifeno, un potente antagonista del estrógeno fue investigado en el cáncer de mama inducido por estrógeno, en ratas. Los resultados del estudio indicaron que el porcentaje de inducción, multiplicidad y tamaño de los tumores mamarios inducidos por estrógeno se redujeron por la administración simultanea de ya fuera Tamoxifeno o progesterona. La progesterona natural también ha demostrado reducir el número de los receptores de estrógeno en el tejido de la mama (efecto anti-cancerígeno).

Estos estudios indicaron que, con respecto al riesgo de cáncer de mama, cardiopatías, ataques al corazón y derrame cerebral, las hormonas naturales ofrecen un enfoque conservador y seguro a la terapia de reemplazo hormonal. La gran cantidad de evidencia científica demuestra de forma abrumadora que las hormonas naturales son más seguras que las presentadas en el estudio de la WHI, Premarin y Provera. Desafortunadamente, la mayoría de las mujeres no conocen alternativas más seguras para su terapia de reemplazo hormonal o la interrumpieron después de que salieron los resultados de la WHI. Como puede ver, es claro que los resultados negativos del estudio WHI con la utilización de la MPA que ciertamente no son una sorpresa, dada su clara historia del impacto negativo de casi cada factor de riesgo, con la MPA existe un incremento en el riesgo de ataques cardiacos mientras que con la progesterona dichos riesgos son disminuidos. Si la progesterona hubiera sido utilizada en el ensayo, los resultados hubieran sido diferentes y dichos resultados no pertenecen a la utilización de hormonas naturales, el estriol y la progesterona, siendo que ambas disminuyen el riesgo a padecer cáncer de mama. El público, y también los doctores, necesitan ser informados sobre las alternativas más seguras al Premarin y la Provera y la Terapia de Reemplazo Hormonal no debe ser interrumpida en base a los resultados de una combinación de drogas tóxicas. Es de gran importancia que la mujer entienda que hay alternativas para el Premarin y la Provera que han demostrado ser científicamente más seguras y más sanas.

Contact Physician